¡Qué bueno y qué agradable es
cuando los hermanos *  viven juntos como uno! (Salmo 133)